Jueves, 2 de noviembre de 2017
Madrid

Naturaleza minimalista de Suda Yoshihiro en la galería Elvira González

[Img #28110]La obra del escultor japonés Suda Yoshihiro, además de ser de preciso y asombroso detalle, se caracteriza por cobrar vida con pigmentos naturales y por ser instalada por el artista en lugares inesperados. Se da el caso incluso de espectadores que han llegado a confundir el trabajo de Suda con hierbas y flores productos del descuido en las instalaciones en museos y galerías.

 

El interés por tallar plantas se desarrolla en su época de estudiante en la Universidad de Arte Tama en Tokio, a principios de los años 90. Los estudios supusieron para él un contacto con el arte tradicional japonés inculcándole su aguda disciplina en el detalle. Más aún, la universidad le ayudó a definirse como artista. Cuando Suda termina sus estudios tenía muy claro que  su camino profesional lo llevaría a crear arte en pequeño formato, como es el grupo de escultura de plantas y flores en madera de magnolio que presenta ahora en la galería Elvira González, de Madrid.

 

La primera exposición individual de Suda, titulada ‘Ginza Weed Theory’ (1993), fue dentro de un camión de alquiler aparcado en una calle del barrio de Ginza en Tokio. A partir de entonces su trabajo fue reconocido y este ha sido expuesto en importantes espacios no solo de Japón sino de todo el mundo. Desde entonces ha dedicado su trayectoria artística a perfeccionar sus habilidades como escultor y a intentar transmitir con sus piezas calma, paciencia y concentración al espectador.

 

Esta es su segunda exposición en la galería Elvira González, de Madrid, y se mostrará del 2 de noviembre al 13 de enero de 2018. 

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress