José Pérez-Guerra
Domingo, 26 de noviembre de 2017

Al idioma español, vehículo de entendimiento, se le combate en España

[Img #28266]Los nacionalismos excluyentes que en diversos territorios hispanos tratan de volver al divisionismo medieval -cuando una clase privilegiada tenían la propiedad de reinos y condados-, buscan por todos los medios ‘desterrar’ la lengua española porque, para cumplir su objetivo, es necesario no entenderse. Y para ello utilizan la enseñanza, desde párvulos y escuelas infantiles a  institutos y universidades; prohibiendo, además, rotulaciones en idioma nacional e incluso cambiando nombres a ciudades y calles, imponiendo como única lengua oficial el catalán en Cataluña, y también en Valencia y Baleares porque hay que unificar esa empanada mental llamada ‘países catalanes’ apoyada por partidos y entidades ‘sucursalistas’ subvencionadas desde la Generalitat de Cataluña, que además de al español combaten al valenciano o el mallorquín para llegar al dominio catalán.

 

También en el País Vasco, donde se ‘euskeriza’ lo habido y por haber a favor de un idioma que tiene raíces de las hablas vascas, cuando en la prehistoria los pastores de los Pirineos se comunicaban entre sí –como cualquier tribu o pueblo del mundo-, pero carecían de signos, por lo que con el tiempo se adoptó el alfabeto latino con excepciones a causa de que este pueblo remoto se fundió con antiguos mercenarios del ejército cartaginés cuando vencido por los romanos buscaron refugio en las montañas norteñas junto a sus compañeros de batalle, los ilergenses (Lérida) que desde el principio apoyaron a los cartagineses en la Península. De ahí el empedrado de K (letra griega), de Eli y y Berri (Eliberri era una población cercana a Granada, ‘ciudad-nueva’ en el primer núcleo cartaginés).

 

Se vulnera así el artículo 3 de la Constitución Española de 1978, aprobada por aplastante mayoría de la soberanía nacional: ‘El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus estatutos…’. Y se persiste en un sinsentido, porque el idioma español que surge hace siglos cuando el castellano se universaliza, es un instrumento de gran valor cultural y económico, hablado por 550 millones de personas que lo tienen como lengua materna, segunda en el mundo tras el mandarín chino, y en la Red segunda tras el inglés, lo que supone un factor económico que debemos considerar como el mejor activo de la economía hispana. Y así se demuestra en el estudio de la Fundación Telefónica ‘El valor económico del español’ codirigido por los profesores José Luis García Delgado, José Antonio Alonso, y Juan Carlos Jiménez.

 

En el Reino Unido de Gran Bretaña se proyecta potenciar la enseñanza del español por creer que en la etapa que se avecina, será de mayor utilidad que otras lenguas. El British Council señala que hay que dar prioridad a la lengua española para hacer más competitiva la economía tras la salida de la UE. En América es el idioma más hablado, porque además de los países hispanos, en Estados Unidos es el habitual entre más de 50 millones de estadounidense, nación que dentro de varias décadas será bilingüe. Pero esa realidad es ignorada por un nacionalismo ciego que solo busca independizar territorios y para ello lo mejor es que España se convierta en un conglomerado de forasteros a fin de conseguir sus soñados feudos. Porque de eso se trata.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress