Sábado, 29 de diciembre de 2018
Madrid

El Museo Nacional del Romanticismo reivindica la figura del pintor Rafael Tegeo

[Img #30539]Con el fin de rescatar del olvido la figura del artista Rafael Tegeo (Caravaca de la Cruz, 1798- Madrid, 1856), uno de los introductores de la nueva sensibilidad romántica en la pintura española, el Museo Nacional del Romanticismo le dedica una exposición con una treintena de obras procedentes de instituciones como Patrimonio Nacional, Museo del Prado y Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, así como de algunas destacadas colecciones privadas, que han prestado sus obras para reconstruir la vida de este artista singular; muestra que además de la habitual sala de exposiciones del Museo, ocupa, en forma de recorrido, los puntos principales de sus espacios, lo que ofrece al visitante la oportunidad de confrontar las pinturas de este maestro con obras de otros autores mejor conocidos.

 

Tegeo inició su preparación en Murcia, siguió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, y trabajó en el estudio de Fernando Brambilla, italiano afincado en España y pintor de cámara del rey Fernando VII. De esta forma se familiarizó con la pintura decorativa y de paisaje, temáticas que serían fundamentales para sus obras posteriores. En 1824 viajó a Roma donde permaneció hasta 1828 y donde conoció la obra de los maestros del Cinquecento, así como las vías del Neoclasicismo tardío italiano. De este periodo es su obra ‘Virgen del Jilguero’. A su vuelta a España fue nombrado miembro honorario de la Real Academia de San Fernando, institución en la que desempeñó distintos cargos; con motivo de su ingreso realizó una de sus obras de carácter mitológico, ‘Hércules y Anteo’. Los años 30 del siglo XIX fueron los de mayor esplendor, y en los que realizaría decoraciones para el Casino de la Reina y el Palacio Real de Madrid. En ese tiempo recibe importantes encargos del infante Sebastián Gabriel, para el que realiza obras tanto religiosas como mitológicas. Al mismo tiempo se impuso como uno de los retratistas de mayor fama de la sociedad burguesa del romanticismo español.

 

En 1846 fue nombrado pintor de cámara de la reina Isabel II, tiempo en que realiza la obra histórica ‘Episodio de la conquista de Málaga’, que figura en esta exposición, en la que se trata de rescatar su figura artística que, tras su fallecimiento, cayó en el olvido. Exposición abierta en el Museo Nacional del Romanticismo, Madrid, hasta el 17 de marzo de 2019.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress