Jueves, 3 de octubre de 2019

El Museo Reina Sofía incorpora dos obras del pintor cordobés Rafael Botí

[Img #31824]A las dos pinturas del artista Rafael Botí (’De la sierra de Córdoba’ 1922, y ‘Bodegón de los papeles’, 1928), el Museo Reina Sofía incorpora a su colección otras dos obras donadas por Rafael Botí Torres, hijo del artista: ‘El Bidasoa en Fuenterrabía I’, 1925, y ‘Árboles del Botánico (Madrid),’ 1933.

 

En 1933 el Gobierno adquirió el cuadro de Botí ‘De la sierra de Córdoba’, también denominado la ‘Casa maldita’, que obtuvo mención de honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1924 y fue premiado en 1929 en la Exposición Regional de Arte Moderno de Granada. Posteriormente, su hijo, Rafael Botí Torres donó al Museo Reina Sofía en 2002 el ‘Bodegón de los papeles’.

 

Como dice Jaime Brihuega, la figura de Rafael Botí corre paralela a la totalidad del curso del arte español del siglo XX. Desde sus inicios en Córdoba bajo el magisterio de Julio Romero de Torres hasta el estallido de la guerra civil en 1936, Botí participa decididamente en el proceso de renovación de la plástica española del primer tercio de la pasada centuria. De estos años datan los dos cuadros donados ahora por el hijo del pintor. Durante la década de 1920, de la cual es buen ejemplo ‘El Bidasoa en Fuenterrabía I’, su estilo, en palabras de Paloma Esteban, conservadora del Museo Reina Sofía, se va configurando de manera personal, gracias a la utilización de un cromatismo cada vez más definido y de una estética basada en las enseñanzas del cubismo de Vázquez Díaz que en esta misma composición se revelan tanto en el colorido y la estructuración formal, como en el propio tema tratado, tan querido para el pintor onubense.

 

Cuando en 1929 y en 1931 viaja a París pensionado por la Diputación de Córdoba, Botí entra en contacto con los últimos movimientos de vanguardia, y con los pintores españoles de la llamada Escuela de París; y conoce de primera mano las creaciones de los fauvistas y nabis, experiencias plásticas que, en opinión de Paloma Esteban, se materializan en composiciones posteriores como la segunda de las obras, ‘Arboles del Botánico (Madrid)’, en la que destaca el color y la originalidad en la visión. Ambas obras, donadas ahora por su hijo, coleccionista Rafael Botí Torres’, refuerzan la producción del artista cordobés en el Museo Reina Sofía.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress