Jueves, 18 de noviembre de 2010

Presentado el último número de la revista Andalucía en la Historia

[Img #3923]La Guerra Civil española es, sin duda, el episodio de nuestra historia reciente que mayor número de estudios y publicaciones ha suscitado, pero sin embargo, aún queda mucho por saber. Por este motivo, el último número de la revista Andalucía en la Historia, editada por el Centro de Estudios Andaluces, ha vuelto a poner su foco en la Guerra Civil, con el objetivo de ofrecer a sus lectores las miradas más contemporáneas y menos conocidas sobre el conflicto.

La revista se presentó el jueves 11 de noviembre, en el salón de actos del Consejo Consultivo de Andalucía. En el acto, al que asistieron los miembros del Consejo Consultivo, así como historiadores y suscriptores de la revista Andalucía en la Historia, intervinieron la directora del Centro de Estudios Andaluces, Carmen Mejías Severo, el presidente del Consejo Consultivo de Andalucía, Juan Cano Bueso, y el catedrático de la Universidad de Granada, Francisco Cobo Romero, coordinador, junto a la profesora Teresa Ortega, de la selección de los artículos sobre este controvertido tema, escritos por jóvenes investigadores y publicados en el número 30 de Andalucía en la Historia.

“Necesitamos saber más sobre las lógicas por las que se condujeron los innumerables actos de violencia política desencadenados tanto por los militares golpistas, y las fuerzas policiales profranquistas, como por los comités populares y milicias gubernamentales”, señaló Francisco Cobo.

El dosier, titulado “Nuevas miradas sobre la Guerra Civil”, revisa los mitos, articulados por los defensores y detractores de uno y otro bando, que han proliferado en torno a esos años decisivos. Ofrece así un análisis de la violencia en la retaguardia republicana, escrito por José Luis Ledesma (Universidad de Zaragoza). El investigador señala que “la violencia roja se llevó por delante en los primeros meses de la guerra a 8.400 personas frente a las 40.000 del bando franquista o azul”. Sólo en la provincia de Granada, en la retaguardia republicana se asesinaron a 994 personas. “Se vivió un auténtico baño de sangre, sobre todo durante las primeras semanas. Las 8.400 víctimas colocan a Andalucía en lo más alto del ranking de la violencia en la zona republicana, sólo por detrás de Madrid”, insiste Ledesma. Sin embargo, según desvela el investigador, en la medida que el Estado republicano recuperó los mecanismos de control tras los primeros meses de la guerra “las sacas y paseos” fueron sustituidos por tribunales, fuerzas policiales y campos de trabajo, si bien no desaparecieron de la noche a la mañana, como se demuestra con el asesinato de casi un centenar de presos en el campo de trabajo de Turón (Granada) en 1938 por las fuerzas republicanas.

Por su parte, los profesores granadinos Francisco Cobo y Teresa Ortega recorren en las páginas del dosier el espeso entramado de recreaciones alegóricas concebidas por los sublevados para justificar la guerra, entre las que destaca la visión figurada y ensalzadora de la Guerra Civil “concebida como el embate supremo que habría de exterminar a los enemigos de la nación eterna”.

Javier Rodrigo, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, se centra en el análisis de los campos de concentración franquistas andaluces, en los que a la altura de 1939 estaban confinados para su “reeducación” más de 79.000 presos republicanos (incluyendo los campos de la provincia de Badajoz). Granada es la segunda provincia andaluza –sólo superada por Córdoba- que más presos confinaba en sus campos. Y es que en abril de 1939 había 14.576 presos repartidos en seis campos de concentración: Plaza de toros (3.100), Armilla (3.832), Pinos Puente (1.251), Bucor (2.000), Carpacena (2.456) y Padul (1.937).

Por último el profesor en la Universidad de Granada, Miguel Ángel del Arco Blanco, argumenta cuáles fueron los apoyos sociales del franquismo, entre –terratenientes y oligarcas, en un primer momento, y falangistas de distintas clases sociales, después-, dejando claro que el franquismo se construyó desde arriba, pero también desde abajo.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress