Fuente: MNAC
Miércoles, 13 de abril de 2011

El Ministerio de Cultura adquiere obras que completan dos retablos del Siglo XV conservados en el MNAC

[Img #5810]El conjunto de obras que conserva el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) del “gótico internacional”, uno de los momentos artísticos más brillantes del arte medieval catalán, se enriquece con la incorporación de dos importantes adquisiciones. El Ministerio de Cultura ha comprado y depositado en el MNAC nueve piezas del Retablo de san Miguel y san Pedro, de Jaume Cirera y Bernat Despuig. El Museo ya conservaba una parte del cuerpo superior del retablo, que ahora se vuelve a mostrar completo tras haber permanecido disperso durante algo más de 100 años. El MNAC ha adquirido también, gracias a la financiación específica del Ministerio de Cultura para compra de obra de arte, el Retablo de San Miguel, obra de plenitud de Joan Mates, uno de los pintores capitales del gótico internacional en Cataluña.

Las nueve piezas del Retablo de san Miguel y san Pedro, de Jaume Cirera y Bernat Despuig, han sido compradas por el Ministerio de Cultura, a propuesta del MNAC, por 600.000 euros. Su adquisición ha permitido recuperar para el patrimonio público del país unas piezas que se encontraban en el extranjero desde hacía muchos años, ya que pertenecían a una colección privada belga.

De este retablo, el MNAC conservaba las figuras de los dos santos titulares así como cinco escenas narrativas, y ahora incorpora los nueve compartimentos narrativos que completan el cuerpo superior del retablo. Después de algo más de cien años se vuelve así a reunir este conjunto disperso, que pasará a ser el retablo de mayores dimensiones que expone el MNAC (6,26 x 5,13 m, sin la predela). La única pieza importante que falta, además del marco o guardapolvo, que se ha perdido, es el bancal o predela, que pertenece al Museo Nacional de San Carlos de México. El cuerpo superior del retablo fue pintado alrededor de 1433 por Jaume Cirera y Bernat Despuig, mientras que la predela muestra un estilo diferente. El retablo permaneció en el altar mayor de la iglesia hasta inicios del siglo xx, cuando se dispersó.

Por su parte, el Retablo de San Miguel ha sido comprado por el MNAC a una colección particular catalana por 650.000 euros. De una gran calidad técnica y estética, este retablo es una de las obras más significativas de Joan Mates, uno de los pintores catalanes más importantes del primer cuarto del siglo xv. El retablo procede de la ermita de Santa María de Penafel (municipio de Santa Margarida i els Monjos, Alt Penedès).

Estas adquisiciones enriquecen la importante colección que conserva el MNAC de pintura del gótico internacional, que se empezó a introducir en Cataluña hacia 1380 y se extendió hasta el 1450 y que constituye uno de los momentos más brillantes y creativos del arte catalán. Se trata de un arte de tono cortesano, caracterizado por la elegancia, el esplendor material y la fantasía, y llega a Cataluña por varias vías, entre las que hay que destacar las relaciones de los monarcas catalanes del momento con las cortes francesas, principales protagonistas de la renovación artística. Ha sido llamado así porque es posible encontrar algunas de sus características básicas en la producción de los principales centros artísticos europeos.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress