Sábado, 7 de mayo de 2011
Madrid

“Naturaleza española”, de Manuel Barbero, en la Galería Blanca Soto

[Img #6051]Visiones variopintas, recuerdos de lecturas infantiles, lo normal y lo extraordinario, se asoman a la recreación de la naturaleza en pinturas de Manuel Barbero, expuestas en la Galería Blanca Soto. Son encuadres en los que memoriza lo que parece nimio pero deja surcos en el subconsciente: meterse en un charco, cazar lagartijas, pincharse con algún cardo, o buscar nidos, junto a las historias y las imágenes  leídas o vistas que fueron ilustrando sus primeras sorpresas.

Es el tema de una exposición -“Naturaleza española”- donde Manuel Barbero traza un alrededor repleto de remembranzas; y donde lo pequeño, cuan grano de mostaza, crece y se goza. Es la semilla hecha árbol. Porque todo lo natural tenga la estatura que tenga, pertenezca a cualquier reino -bestiarios o mandrágoras-, alumbra fantasmas y fantasías; un caudal que fluye de la imaginación, para entrar en parámetros intelectuales y emocionales abriendo múltiples perspectivas.

Son trazos que hilan cosas. Dibujo de encuadres en espacios de interrelaciones donde su pintura es como la piel que transmite formas y figuras de los objetos y sujetos de cuentos, historias, versos, cantares y encantamientos. Barbero dice que ha creído necesario “prestar más atención a lo (aparentemente) intrascendente porque, muchas veces, sobre ello se edifica lo que consideramos sustancial. Es una atención filtrada por el sentimiento del humor, que considero que es el mejor instrumento para acercarse al conocimiento”.

Y agrega: “En la naturaleza encontramos mucho sentido del humor y puede ser interesante apoyarse en él para suavizar la enorme carga de dramatismo que parece rodar nuestra existencia”; existir en “Naturaleza española”, exposición de Manuel Barbero en la Galería Blanca Soto, calle Alameda 18, Madrid, hasta el 5 de junio.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress