Sábado, 31 de octubre de 2009
En la ampliación de la estación de Ópera

Importantes hallazgos del siglo XVII en las obras del Metro de Madrid

Las obras de ampliación de la estación de Metro de Opera de Madrid han sacado a la luz una excepcional concentración de restos arqueológicos del siglo XVII. Se trata de la Fuente de los Caños del Peral, de más de 30 metros de longitud e ideada por el primer arquitecto del Monasterio de El Escorial, Juan Bautista de Toledo, y un acueducto de ladrillo que surtía de agua al Palacio Real. Ambos se encuentran en un excelente estado de conservación.

Según anunció el vicepresidente del Gobierno, consejero de Cultura y Deporte y portavoz del Ejecutivo regional, Ignacio González, durante una visita a los restos, parte de los hallazgos quedarán integrados en la nueva estación de Metro para disfrute de los madrileños. En la actualidad, la Dirección General de Patrimonio Histórico del Gobierno regional y Metro estudian el proyecto correspondiente. El estado de conservación de los restos arqueológicos, tanto de la primera fuente monumental de Madrid como del acueducto, permite tener una idea muy aproximada de cómo era esta zona de la capital antes de la creación, en 1809, de la actual Plaza de Isabel II.

A diez metros bajo tierra se encuentra la Fuente de los Caños del Peral, la cual abastecía a la población madrileña a través de una distribución realizada por los aguadores, uno de los gremios más importantes de la villa, organizados en: aguadores de cuba, de borriquillo, de cántaros y vaso. Los restos de la fuente ya habían sido localizados en 1991, en una obra anterior realizada por Metro de Madrid, siendo entonces imposible, desde el punto de vista técnico, su integración en el andén, y procediéndose a su protección para evitar su deterioro.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress