Domingo, 1 de noviembre de 2009
Gijón

El Museo Barjola presenta la exposición de Mar Solís "El cielo abierto"

[Img #1312]Más que esculturas, lo que Mar Solís realiza es materializar imaginaciones en formas bellas; dibujos metálicos en estructuras que vibran. Y de ese juego fantástico, un conjunto de volúmenes armónicos que revelan su musculatura, a modo de brazos extendidos de plantas singulares en bosque o jardín de las delicias. La exposiciòn de obra reciente presentada en el Museo Barjola por esta madrileña formada en la Universidad Complutense donde se tituló en Bellas Artes, especialidad Escultura, nos situa en un trasunto construido a modo de arquitectura íntima o morada de sensibilidades.

Mar Solís (1967) maneja con soltura los materiales, produciendo con ellos formas armónicas en las que el metal vibra y el alrededor se integra en el objeto, afirmando una razón de ser que seduce a través de los juegos de volúmenes, luces y vacíos, como si el espacio alrededor fuese el ámbito donde se integran. Dice Jesús M. Castaño que reafirma "la simplicidad y la belleza inagotable de estas esculturas y que, sin lugar a dudas, el amante de las artes se sorprenderá ante el ambiente de pudor que parece rodear la contundencia de la obra de esta escultora".

Una artista que ha mostrado su trabajo en numerosas exposiciones colectivas e individuales, y en ferias como ARCO y ESTAMPA donde Mar Solis, que ha sido Premio Ojo Crítico de Artes Plásticas en 2005, ha mostrado lo genuino de su discurso, cuyo capítulo más reciente se presenta en el Museo Barjola, de Gijón, hasta el 8 de diciembre.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress