Fuente: CajaGranada
Martes, 1 de noviembre de 2011
Granada

“La luz camina por el Mediterráneo”, Amesa en la sala de CajaGranada en Puerta Real

[Img #7838]Desde el 27 de octubre hasta el 11 de diciembre, la sala de exposiciones de CajaGranada en Puerta Real acoge una muestra del trabajo más reciente de Amesa, que vuelve a Granada para mostrar su percepción sobre la luz en un intenso y prolífico viaje por el Mediterráneo. La exposición, titulada “La luz camina por el Mediterráneo”, incluye una serie de 30 obras en técnica mixta que invita al visitante a realizar un viaje por el Mediterráneo, a través de la luz y del alma de Amesa, una laureada y prolífica artista muy querida en su Granada natal, y que ha expuesto en multitud de salas y galerías desde Barcelona o Granada, hasta Japón, Nueva York o México. Ahora, Amesa, en su particular viaje por el Mediterráneo, vuelve a la ciudad de la Alhambra, gracias a la Obra Social de CajaGranada.

En esta ocasión, el espectador, afirma la propia Amesa, encontrará una obra muy arraigada con la naturaleza, que ha ido evolucionando hacia un concepto de la abstracción, en la que la artista lleva trabajando cerca de treinta años. Amesa lleva 12 años atrapada en esta temática que ahora expone en la sala de exposiciones de CajaGranada en Puerta Real, “La luz del Mediterráneo”, comenta. La artista ha viajado por todo el Mediterráneo y nunca ha tomado apuntes. “Cuando se pone a trabajar, sencillamente, se propone trasmitir, recoger y plasmar sus sensaciones con mucha pureza, sin apoyos físicos”, afirma.

“Convertir en palabras las pinturas de Amesa es dejar de sentir la obra, reducirla; ya que merecen ser vividas”, afirman especialistas y críticos en arte, como Lourdes Ral Baulenas, quien además afirma que la obra de esta artista “traspasa los límites de la obra, juega con lo exterior y lo llega a romper”.

Atardeceres mediterráneos
En la exposición, organizada por la Obra Social de CajaGranada, encontramos un recorrido de esa luz, que tanto le impresiona, por los muros, por las tierras y por las aguas del Mediterráneo. Las tierras, con frecuencia, son muy rojas, conforme las describe Amesa, porque representan la luz y la calidez de los atardeceres del Mediterráneo.

“Desde la media luz crepuscular, pasando por una luminosidad oscuridad hasta el alba esplendorosa y violeta, estos cuadros constituyen a la vez una avanzada experiencia psíquica y visual; un vigoroso conjunto en el que la luz-forma se resuelve a la vez como espíritu y expresión”, afirma el catedrático de Historia del Arte, Ignacio Henares-Cuéllar.

Cuando la luz pasa de las tierras a los muros, el espectador se encontrará con muros viejos, blancos, ocres… La artista trata de aportar su pequeño granito de arena para que no se pierda la tradición en las construcciones antiguas.

En el Valle de las Rosas, en Marruecos, rodeado por un desierto, las mujeres y los niños ofrecen planos de color de gran belleza, con formas geométricas, en ocasiones. Y en “La luz sobre el agua del Mediterráneo”, los cuadros se estructuran de una forma muy especial. No encontramos planos corridos de agua, sino una sucesión de planos estructurados en añiles y turquesas, comenta Amesa.

La exposición se complementa con tres libros de artista: “La luz del Magreb”; “El nacimiento del color”; y “Cartas a la tierra”. Aparece, además, una serie de pequeñas esculturas, en vidrio fundido, hierro y plata, en la que Amesa trabaja con su hija, Irene María Reyes Mesa. Juntas, y con esta innovadora técnica, madre e hija abordan la misma temática del Mediterráneo.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress