José Pérez-Guerra
Jueves, 26 de abril de 2012

Salgueiro Maia, el héroe de la Revolución de los Claveles, en el Museo de Cáceres

[Img #9851]Cuando se cumple el 38 aniversario de la “Revolución de los Claveles”, que cerró el periodo de la dictadura de Salazar en Portugal -que mantenía su sucesor el profesor Marcelo Caetano-, Castelo de Vide y el Museo de Cáceres rinden homenaje a su figura clave: Fernando José Salgueiro Maia, nacido en Castelo de Vide en 1944, con la exposición “El héroe de la Revolución de los Claveles”.

Fue el día 25 de abril de 1974 cuando Salgueiro Maia al frente de 240 hombres de la Escuela de Práctica de Caballería, inició la marcha para deponer el régimen dictatorial, consiguiéndolo. Era el inicio de una revolución en la que de los cañones de los fusiles brotaron claveles rojos, y en la que el pueblo lisboeta salió a la calle al son de la canción “Grândola Vila Morena, terra da fraternidade”, sin que se derramara una sola gota de sangre. Pero el protagonista del cambio, un militar que actuó por motivos de conciencia tras haber participado en acciones de guerra en Mozambique y Guinea, abandonó su empeño cuando se dio cuenta que elementos politizados, ansiosos de ocupar el poder, empezaron a controlar el escenario. El poeta Manuel Alegre, testigo del momento, escribió: “actos así, como el 25 de Abril, no son perdonados por los mediocres”.

No eran mediocres, eran radicales de izquierda que en la onda de la guerra fría que enfrentaba dos concepciones del mundo, buscaron la manera de situar a Portugal en la esfera marxista. Y un hombre íntegro como Salgueiro Maia estorbaba. Era el tiempo del Buteflica revolucionario; del Che cubano moviéndose por el mundo porque estorbaba al todopoderoso Fidel; del Cubillo de la República canaria y de la muchachada acomodada en Villa Cisneros y El Aium que forman el Frente Polisario. Bastión portugués que se mantuvo en Occidente porque el pueblo no aceptaba  salir de Occidente.

Esta exposición, con objetos, prendas, armas, documentos, sobre Salgueiro Maia, apartado y perseguido, desterrado en las Azores, presenta la historia de un soldado que se sentía ciudadano comprometido con su país, que logró la caída de un régimen. Un Portugal sin su componente colonial que, tras una etapa revolucionaria sin sentido, a veces irracional, encontró el camino de la democracia. Salgueiro Maia, en el Museo de Cáceres, hasta el 31 de mayo de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress