Domingo, 9 de diciembre de 2012
Madrid. Exposición hasta septiembre de 2013

El Museo Reina Sofía rinde homenaje a Óscar Domínguez

[Img #12078]El Museo Reina Sofía, aprovechando que una de sus salas de la Colección Permanente quedaba temporalmente vacía, al viajar las obras que albergaba de Dalí al Pompidou, ha querido rendir un homenaje a Óscar Domínguez, uno de los artistas surrealistas más influyentes. La exposición presenta, hasta el próximo septiembre, treinta y cinco piezas, además de un valioso material documental compuesto por revistas, libros, cartas y una maqueta, así como una filmación realizada por Alain Resnais sobre la figura del artista del artista Óscar Domínguez (La Laguna, Tenerife, 1906-París 1957). Así. un espacio que habitualmente está ocupado por importantes obras de Salvador Dalí, es ahora utilizado temporalmente para ofrecer al visitante una representación de dos tipos de creaciones del artista relacionadas con la praxis surrealista: los objetos y las decalcomanías.

Desde principio de los años treinta, cuando deja los negocios familiares en París al morir su padre, Oscar Domínguez se entrega en cuerpo y alma a la pintura, en la que, desde su empeño surrealista, avanza hacia un autonomismo que generó su llamadas decalcomanías, un invento de formas aleatorias de tintas o pinturas obtenidas al presionar dos hojas de papel o cartón. Esas obras son las que conforma una exposición abierta en una sala permanente (hasta septiembre de 2013) con obras tan significativas como el ensamblaje ‘Peregrinaciones de Georges Hugnet’, de 1935, ‘Drago’ de 1937, ‘El Puente’ de 1937 o ‘Aparición sobre el mar’, 1939, en las que Oscar Domínguez descubre su rostro surreal y constructivista; el manipulador de objetos y también de sueños.

Oscar Domínguez (La Laguna, Tenerife, 1906-París, 1957) residió desde los 21 años en París; y en el 35 se incorpora al movimiento surrealista, participando en la Exposición Surrealista celebrada ese año en Santa Cruz de Tenerife. Porque Oscar Domínguez mantuvo siempre u estrecho contacto con sus islas Canarias, y ellas fueron fuentes de muchas de sus realizaciones. La disciplina del Grupo Surreal comandado por Andre Breton no iba con su carácter, y Oscar Domínguez -como le sucedió a Dalí- fue expulsado.

Se interesó por la pintura metafísica de De Chirico, y el cubismo de su amigo Pablo Picasso, pero en toda circunstancia el resultado de su obra lleva su sello. Entra en un periodo ‘esquemático’, busca la abstracción pero en su horizonte, hasta el final, siempre estuvo el automatismo. La exposición de Oscar Domínguez, abierta en el Museo Reina Sofía, con 35 obras, se mostrará hasta el 20 de septiembre de 2013.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress