Lunes, 14 de enero de 2013
En el Palacio de los Marqueses de la Algaba

Inaugurado en Sevilla el Centro del Mudéjar

[Img #12425]El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha inaugurado en el Palacio de los Marqueses de la Algaba, el Centro del Mudéjar, proyecto museográfico realizado por Juan Luis Ravé, que mostrará y conservará 111 piezas procedentes de distintos museos de la ciudad, como el Arqueológico y el de Bellas Artes, con el objetivo, dijo el alcalde, de ‘reorganizar el patrimonio arqueológico de Sevilla, que desde 1945 se encontraba depositado en almacenes, y también, desde 1975, en el Museo de Artes y Costumbres Populares.

Además, el Arqueológico ha prestado 44 piezas de su colección estable, entre las que figuran una pila bautismal donada por el pintor Virgilio Mattoni, canes polícromos del siglo XV procedentes de la iglesia mudéjar de San Marcos, fragmentos de yesería procedentes del Convento de Madre de Dios, paños de arrocabe, almirates y piñas de mocárabes de madera, de especial singularidad. Veinte del centenar de piezas del nuevo Centro, procede de la colección municipal en depósito desde 1940. Por su parte el Museo de Artes y Costumbres Populares ha cedido 19 azulejos, mientras que el de Bellas Artes ha prestado una acuarela de Joaquín Guichot, de 1872, que representa la fachada del Palacio de los Marqueses de la Algaba, hoy sede del Centro del Mudéjar. El conjunto se completa con piezas de la colección municipal guardadas hasta ahora en la Torre de don Fadrique de Santa Clara, que incluye lápidas góticas, rejas, basas de pomas, capiteles de cardina y renacentistas.
 
El arte mudéjar forma parte de la Historia de España. Una arquitectura realizada con elementos mozárabes -cristianos residentes en territorios musulmanes que se refugiaban en tierras reconquistadas- y conocían el arte y la arquitectura islámica, además de los flujos prerrománicos y románicos patentes en los edificios hispanos donde el ladrillo y los elementos decorativos marcaban diferencias; un arte que prendió en los reinos cristianos, avanzó a compás de la Reconquista y alcanzó los confines béticos. Fue un estilo perdurable, acomodando a las circunstancias, hasta el neomudéjar que alcanza el modernismo, presente en las viejas estaciones de ferrocarril a plazas de toros. Arte hispano que, de la Península Ibérica, llegó también a América.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress