Martes, 15 de enero de 2013

El ‘Tríptico de la guerra’, de Arteta, obra invitada en el Museo de Bellas Artes de Bilbao

[Img #12439]Dentro del programa La Obra Invitada, el Museo de Bellas Artes de Bilbao expone hasta la primavera, el ‘Tríptico de la guerra’, realizado en 1937 por Aurelio Arteta, prestada por un coleccionista particular. Se trata de tres escenas: El frente, El éxodo, y La retaguardia, en las que narra los impactos de la contienda y sus efectos sobre la población civil cuando, refugiado en Francia, había fijado su residencia en la cercana ciudad de Biarritz.

De composición abigarrada y monumental, se supone que Arteta pudo tener presente a la hora de acometer el tríptico el bombardeo de Guernica. En el lienzo de la izquierda, El frente, con un paraje rocoso donde un joven empuña su fusil hacia lo alto, mientras sobrevuelan aviones que lanzan bombas. Le rodean cuerpos sin vida de un soldado, en primer término, y de un muchacho. En el panel de la derecha, La retaguardia, Arteta presenta los efectos del bombardeo: casas destruidas, una mujer muerta con su bebé, animales también muertos. Y El éxodo, en el centro, el lienzo con dimensiones mayores, plasma un puerto y muchachos que se despiden de sus familias, como si fuesen a entrar en acción.

Aurelio Arteta (Bilbao, 1879-México, 1940) se inicia en la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao, de donde pasa a la Superior de San Fernando de Madrid, en 1897, y una vez graduado, con beca de la Diputación de Vizcaya, marcha a París en 1902. A su vuelta a Bilbao, Arteta trabaja con tesón, y es uno de los artistas fundadores de la Asociación de Artistas Vascos; en 1923 realiza los murales de la rotonda del Banco de Bilbao en Madrid, edificio emblemático realizado por el arquitecto Ricardo Bastida; y al año siguiente se le nombra director del recién creado Museo de Bellas Artes de Bilbao, donde ahora se muestra su ‘Tríptico de la guerra’, como artista invitado.

Tras su dimisión como director, Arteta realiza retratos, figuras y paisajes urbanos, así como murales, mostrando un excelente dibujo referencial y sus conocimientos en técnicas murales. En los años treinta colaboró con el Gobierno de la República, en un tiempo en que fue Primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes, 1932, y participó en la Bienal de Venecia de 1934. Vivía en Madrid, de donde, a los inicios de la guerra civil partió para Valencia, estuvo en Barcelona, y seguidamente se refugió en Biarritz, de donde marchó a México al ser ocupada Francia por los alemanes, en 1939. Y en México murió víctima de un accidente en 1940.

En 1947, el Museo de Bellas Artes de Bilbao le dedicó una exposición individual. En 1973 el Banco de Bilbao presentó otra exposición de Arteta en la rotonda que conserva sus murales, sucursal de Madrid, entre las calle Sevilla y Alcalá, que constituyó uno de los grandes acontecimientos culturales del año. Ahora, el ‘Tríptico de la guerra’, 1937, de Aurelio Arteta, se expone como obra invitada en el museo que dirigió en su primera singladura, Museo de Bellas Artes de Bilbao, hasta el 7 de abril de 2013.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress