Domingo, 14 de abril de 2013
Palma de Mallorca

El trabajo escultórico de Llorenç Ginard en Es Baluard

[Img #13492]En la exposición abierta en Es Baluard, comisariada por Fernando Gómez de la Cuesta,  se representa un recorrido retrospectivo sobre el medio de expresión que ha definido en gran manera su producción artística. Porque Llorenç Ginard es uno de esos escultores que laboran desde la inteligencia y los sentimientos, experimentando con la materia para modelar cuerpos de expresión desde unas características muy personales. Un viaje sin final, pleno de idas y venidas, de encuentros y desencuentros que expresan una búsqueda constante, una investigación intensa, que enlaza con su exhaustivo análisis de la forma humana, una innata capacidad de síntesis y con un desarrollado sentido de la estética.

La dilatada trayectoria de Llorenç Ginard (Manacor, Mallorca, 1935), conseguida a base de constancia y talento en el trazado de su dibujo, pintura y, por encima de todo, en la construcción de formas escultóricas, le convierten en un profesional de hondo calado, cuando a partir de los 60 se fue dando a conocer como miembro destacado de los grupos Drac y Dimecres. Y es que desde sus años de academia, tras interesarse por las vanguardias, desde el futurismo, el espacialismo o el constructivismo metafísico, fue consolidando un lenguaje salpicado por la mediterraneidad, avivado por la luz, abierto a las formas, que fue basculando hacia una evolución posterior de carácter existencialista.

Es un existencialismo patente, hasta el momento, sus últimas etapas creativas; todas ellas manifestando la vitalidad y la incontenible pulsión de este artista mallorquín empeñado, de una manera decidida, en dar forma a la vida. En plasmar su discurso en series de esculturas de las que una selección de las mismas, se muestran en Es Baluard, hasta el 30 de junio de 2013.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress