Fuente: Fundació Suñol
Viernes, 19 de abril de 2013
Barcelona. Del 19 de abril al 7 de septiembre de 2013

“La Tauromaquia” de Pablo Picasso en Fundació Suñol

[Img #13551]Con la exposición Pablo Picasso: La Tauromaquia, la Fundació Suñol presenta la obra que incluye los textos de José Delgado, alias Pepe Illo, ilustrados con 26 aguatintas de Pablo Picasso. Fue editada en 1959 por Gustavo Gili, dentro de su colección Ediciones de la Cometa. Pepe Illo (Sevilla, 1754 - Madrid, 1801) fue torero y también fue el autor del tratado sobre “La Tauromaquia o Arte de torear”, publicado en 1796 en Cádiz.

La relación de Picasso con el mundo del toro se remonta a su infancia, cuando solía acompañar a su padre a las corridas que tenían lugar en la plaza de Málaga. La fascinación por los toros y el toreo se convierte en un tema recurrente en la obra de Picasso, abordando en el ritual tauromáquico conceptos duales como amor-erotismo, violencia-pureza, verdugo-víctima o luz-sombra, entre otros.

En cada una de las aguatintas que van marcando la sucesión de descripciones de la tauromaquia, desde la imagen en la que los toros yacen en el prado hasta la cogida del torero en la plaza de toros, el artista saca tensión al espectáculo mediante la estilización de las figuras de toros, picadores y toreros, con un movimiento dinámico de extrema sutileza, y su mano rápida y nerviosa da testimonio de la acción en la plaza.

El proyecto de edición de “La Tauromaquia” se inició en 1926, cuando Gustau Gili i Roig se puso en contacto con Pablo Picasso para ofrecerle la posibilidad de realizar las ilustraciones para uno de sus nuevos libros de la colección de Ediciones de la Cometa. El artista malagueño accedió a ilustrar el libro sobre la tauromaquia escrito siglos antes por José Delgado, inspirándose muy probablemente en los grabados sobre el toreo realizados por Goya, por quien Picasso sentía una verdadera admiración.

Este proceso editorial se vería parado sin un motivo aparente en 1930, y no sería hasta casi treinta años más tarde, en 1956, cuando Gustau Gili i Esteve retomaría las conversaciones con Picasso para finalizar el proyecto iniciado por su padre. Los vínculos que se establecieron entre Gustau Gili i Esteve y Picasso sobrepasaron el ámbito estrictamente profesional y su amistad se fortaleció en los años sucesivos. Esto se demuestra con el papel clave que Gili tuvo en la apertura del Museo Picasso de Barcelona en 1963, así como en la posterior donación al museo por parte de Jacqueline Picasso de una parte importante de la obra del artista a los fondos del museo de la ciudad.

De esta edición bibliófila se imprimieron 263 ejemplares, con las 26 correspondientes aguatintas al azúcar, en el taller Lacourière-Frélaut, de París, ante la presencia de Picasso, Jacqueline y Jaume Sabartés. El papel utilizado para la ocasión fue especialmente preparado por la casa Guarro y llevado a París desde Barcelona e incluía una filigrana de cabeza de toro creada por el artista. A modo de portada, Picasso realizó una punta seca, impresa en el taller de Jaume Pla en Barcelona, en la que aparece un cometa, que es el símbolo de Ediciones de la Cometa de Gili. Los textos fueron impresos en la Sociedad Alianza de Artes Gráficas (SADAG) de Barcelona el 25 de octubre de 1959.

Con esta exposición la Fundació Suñol quiere rendir un homenaje a Pablo Picasso 40 años después de su desaparición, para evidenciar su extraordinaria capacidad para absorber y transformar una experiencia personal en algo universal.[Img #13552]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress